Hoy te traigo algo que me hace mucha mucha ilusión: un podcast con una entrevista que le hice a la ginecóloga y obstetra holística y homeópata Arianna Bonato en la que nos da consejos para la vida sexual femenina y la menopausia.

Arianna ha sido mi ginecóloga desde hace más de 10 años.  Ella es pura sabiduría femenina. Es una experta en transgeneracional femenino y también facilitadora de círculos de mujeres que trabajan el libro de Clarissa Pinkola Estés ‘Mujeres que corren con lobos’.  Además ha acompañado a cientos de mujeres a tener un parto natural y respetado.

Arianna tiene una personalidad magnética y el don de la palabra. En esta entrevista, que a mi me parece oro puro y que te animo a escuchar con todo mi corazón, hablamos de:

  • Los tesoros que esconde nuestra vagina y la simbología de abrirla y abrirnos a lo femenino. 
  • Cuales son los problemas ginecológicos más comunes que tenemos las mujeres.
  • Cómo desarrollar nuestra madre interna.
  • Cómo podemos vivir mejor nuestro tránsito a la menopausia.
  • Cómo mejorar nuestra vida sexual en la menopausia.
  • Los sofocos y su simbología.
  • Consejos y cuidados para el climaterio y la menopausia.
  • Cómo influye el transgeneracional en la vida femenina.
  • La enseñanza principal de ‘Mujeres que corren con lobos’: la creatividad.

Para escuchar esta maravillosa entrevista haz click >>aquí<<

Ya te aviso que dura 45m y soy consciente de que no siempre disponemos de este tiempo, pero como es audio puedes ponértelo caminando por la calle, en el coche, cocinando, también puedes escucharlo en dos veces pero si tomas la decisión de  dedicarte este tiempo para ti, con una infusión y escuchándolo en presencia plena ya será una maravilla y un triunfo para tu autocuidado.

Para escuchar esta maravillosa entrevista haz click >>aquí<<

 

Te agradeceré que la compartas con aquellas amigas a las que creas que le puede interesar, y también que dejes un comentario debajo porque tu testimonio puede inspirar a todas las mujeres que pasen por aquí.  Gracias.

 

¿Qué nos pasa a las mujeres que hablamos tan poco sobre nuestras vaginas? Todavía hay mucho pudor y vergüenza de visibilizar esta parte de nuestro cuerpo.  Y cuando se trata de la sequedad vaginal que algunas mujeres experimentan durante la perimenopausia, la cosa empeora. Todavía hay muchos tabús asociados y pocas mujeres buscan ayuda para remediarlo, lo sufren en silencio. Porque la realidad es que sentir  sequedad vaginal, puede tener un impacto negativo tanto en la autoestima como en las relaciones íntimas.

Como muchos de los síntomas asociados a la menopausia, la sequedad vaginal es causada por los niveles fluctuantes de estrógeno en nuestros cuerpos. A medida que el nivel de estrógeno disminuye, el tejido alrededor de la vagina puede volverse más fino, seco e inflamado, y perder su humedad y suavidad. Cada mujer es diferente y estos cambios pueden tardar meses o años en desarrollarse. Muchas mujeres notan primero sequedad durante las relaciones sexuales ya que la vagina puede encogerse un poco y expandirse con menos facilidad, haciendo las relaciones incómodas o incluso dolorosas.

Nuestra esperanza de vida ha aumentado increíblemente y, la consecuencia es que muchas de nosotras tenemos un gran camino por delante después de la menopausia por lo que debemos cuidar nuestra salud íntima y empezar a hablar de este tema entre nosotras, visibilizarlo, despojarlo de los tabús y apoyarnos las unas a las otras con todos los remedios y consejos que vayamos encontrando por el camino.

 

Aquí van mis tips para mejorar la lubricación

#Comunicarte con tu pareja
La sequedad vaginal puede ser un tema difícil de abordar, pero la comunicación es clave en todas las parejas, no sólo en este tema, en todos.  Pasada la incomodidad inicial, la conversación puede ser muy gratificante para los dos. Al expresar cómo te sientes y lo que necesitas te liberas del silencio, del tabú y podéis encontrar soluciones juntos.

#Sensualidad en pareja
Una vez hayas conversado con él, podéis probar todo lo que tenga que ver con el despertar de la sensualidad (caricias, contacto visual, bailar, fantasías…) se que parece difícil a priori pero ya sabes ¡reinventarse o morir!

#Utiliza un lubricante
Hoy en día hay muchísimos lubricantes en el mercado, te recomiendo que utilices aquellos que son más naturales, libres de químicos y derivados del petróleo. Si ya estás en posmenopausia y no hay riesgo de embarazo, el aceite de coco (no compatible con preservativo) es magnífico, por su textura, naturalidad ¡y porque incrementa la líbido!

#Practica contigo misma
Este consejo me lo dio mi acupuntora y a mí me ayudó muchísimo. Con la sequedad tendemos a lo contrario, a querer tener cada vez menos contacto íntimo ya sea con nuestra pareja o con nosotras, pero la vagina, necesita ser ejercitada para ganar elasticidad y para renacer.  Cuanto más juegues contigo misma, más va a florecer.  Te lo digo de verdad.  Una vez a la semana mínimo.  Pruébalo durante un tiempo y luego me cuentas.

¿Y tú, sigues algún otro consejo que nos puedas dar?  Pues déjalo en los comentarios así nos enriquecemos todas.

With Love

Mónica

Los sofocos son uno de los síntomas más conocidos y populares de la perimenopausia. Para la mayoría de las mujeres suelen ser desagradables e incluso vergonzosos porque se sienten atrapadas en una ‘ola de calor’ que viene acompañada de una sudoración muy  incómoda.

¿Por qué se producen los sofocos?

Los Sofocos son causados ​​por la fluctuación de hormonas y la caída de los estrógenos. A medida que nuestros ovarios dejan de producir óvulos, el hipotálamo, la sección del cerebro que regula el termostato de nuestro cuerpo, entra en sobre producción y produce hormonas para estimular la ovulación. Las oleadas de hormonas causan la dilatación de los vasos sanguíneos (síntomas vasomotores) y el aumento del flujo sanguíneo a la piel, Lo que nos hace sentir mucho calor, sudor y sofocos.

A medida que nuestro cuerpo responde a esta fluctuación hormonal, podemos experimentar también  un aumento en el latido del corazón, y en la frecuencia del pulso, sofocos y sudores, seguido de un enfriamiento con escalofríos a medida que el sudor se va secando en nuestro cuerpo. ¡Vaya cóctel explosivo de sensaciones!

Pero tranquilas, hay esperanza…
La mayoría de las mujeres que ya están en la etapa postmenopausia nos cuentan que los sofocos y los sudores nocturnos finalmente desaparecen.

Para mí, que creo profundamente en el poder de las palabras y el lenguaje, he decido llamarlos ‘olas de calor’ en lugar de sofocos, palabra que me suena a la época de mi abuela, así que prefiero ‘surfear las olas de calor’ que ‘soportar los sofocos’.

Además, me imagino que con cada uno quemo y dejo salir de mi cuerpo todo aquello que ya no necesito para mi vida, así cada ola me deja más ligera, más preparada para este viaje transformador y único.  ¿Os animáis a rebautizarlos conmigo y a resignificarlos?

Aquí van mis tips para surfear mejor las olas de calor

Cuida tu alimentación y estilo de vida
Parece una obviedad pero cuidar tu alimentación es fundamental para este punto y para toda la etapa pre y post menopausia. Todos los alimentos que sean ricos en isoflavonas y fitoestrógenos, algunos de ellos: Legumbres, arroz integral, semillas, soja, verduras de hoja verde, fruta fresca.

A evitar: azúcar refinado y carbohidratos  ya que producen calor cuando son procesados ​​por el cuerpo, lo que contribuye a los sofocos. Los encuentras en la mayoría de tus comidas favoritas: chocolate con leche, pasteles, galletas, pan blanco, pasta y arroz. Sustitúyelos por carbohidratos saludables como pan, pasta y arroz integral ¡y el chocolate negro!

La cafeína y las bebidas gaseosas contienen estimulantes que hacen que los vasos sanguíneos se dilaten, lo que aumenta el flujo sanguíneo a la piel y produce sofoco, así que… forget them!

Y por supuesto no fumar, y reducir el consumo de alcohol a aquella copita de vino super gustosa con tus amigas o con tu pareja, o amante…

Ves vestida por capas
Mientras más capas sueltas lleves, más fácil te resultará ajustar la temperatura de tu cuerpo.

Mantente bien hidratada
Cuanto más hidratada estés, mejor equipada estarás para hacer frente a los sofocos.

Lleva siempre un abanico o un spray refrescante
Por razones obvias…

¿Y tú, sigues algún otro consejo que nos puedas dar?  Pues déjalo en los comentarios así nos enriquecemos todas.

With Love

Mónica