¿Qué nos pasa a las mujeres que hablamos tan poco sobre nuestras vaginas? Todavía hay mucho pudor y vergüenza de visibilizar esta parte de nuestro cuerpo.  Y cuando se trata de la sequedad vaginal que algunas mujeres experimentan durante la perimenopausia, la cosa empeora. Todavía hay muchos tabús asociados y pocas mujeres buscan ayuda para remediarlo, lo sufren en silencio. Porque la realidad es que sentir  sequedad vaginal, puede tener un impacto negativo tanto en la autoestima como en las relaciones íntimas.

Como muchos de los síntomas asociados a la menopausia, la sequedad vaginal es causada por los niveles fluctuantes de estrógeno en nuestros cuerpos. A medida que el nivel de estrógeno disminuye, el tejido alrededor de la vagina puede volverse más fino, seco e inflamado, y perder su humedad y suavidad. Cada mujer es diferente y estos cambios pueden tardar meses o años en desarrollarse. Muchas mujeres notan primero sequedad durante las relaciones sexuales ya que la vagina puede encogerse un poco y expandirse con menos facilidad, haciendo las relaciones incómodas o incluso dolorosas.

Nuestra esperanza de vida ha aumentado increíblemente y, la consecuencia es que muchas de nosotras tenemos un gran camino por delante después de la menopausia por lo que debemos cuidar nuestra salud íntima y empezar a hablar de este tema entre nosotras, visibilizarlo, despojarlo de los tabús y apoyarnos las unas a las otras con todos los remedios y consejos que vayamos encontrando por el camino.

 

Aquí van mis tips para mejorar la lubricación

#Comunicarte con tu pareja
La sequedad vaginal puede ser un tema difícil de abordar, pero la comunicación es clave en todas las parejas, no sólo en este tema, en todos.  Pasada la incomodidad inicial, la conversación puede ser muy gratificante para los dos. Al expresar cómo te sientes y lo que necesitas te liberas del silencio, del tabú y podéis encontrar soluciones juntos.

#Sensualidad en pareja
Una vez hayas conversado con él, podéis probar todo lo que tenga que ver con el despertar de la sensualidad (caricias, contacto visual, bailar, fantasías…) se que parece difícil a priori pero ya sabes ¡reinventarse o morir!

#Utiliza un lubricante
Hoy en día hay muchísimos lubricantes en el mercado, te recomiendo que utilices aquellos que son más naturales, libres de químicos y derivados del petróleo. Si ya estás en posmenopausia y no hay riesgo de embarazo, el aceite de coco (no compatible con preservativo) es magnífico, por su textura, naturalidad ¡y porque incrementa la líbido!

#Practica contigo misma
Este consejo me lo dio mi acupuntora y a mí me ayudó muchísimo. Con la sequedad tendemos a lo contrario, a querer tener cada vez menos contacto íntimo ya sea con nuestra pareja o con nosotras, pero la vagina, necesita ser ejercitada para ganar elasticidad y para renacer.  Cuanto más juegues contigo misma, más va a florecer.  Te lo digo de verdad.  Una vez a la semana mínimo.  Pruébalo durante un tiempo y luego me cuentas.

¿Y tú, sigues algún otro consejo que nos puedas dar?  Pues déjalo en los comentarios así nos enriquecemos todas.

With Love

Mónica