¿Cómo te relacionas con tu suelo pélvico?

«El suelo pélvico es un espacio de autocuidado y autoafirmación de la mujer»

Estas palabras me las dijo la maravillosa Ana Escudero en la última sesión que tuve con ella y mi suelo pélvico. Me la recomendó mi ginecóloga ante la falta de lubricación que se fue apoderando de mi vagina después de 3 años de menopausia.

Después de dar muchas vueltas con este tema y probar diversas opciones, la apropiación de mi suelo pélvico y habitar este espacio desde otro lugar ha sido lo que me ha devuelto mi agüita sagrada.

Con Ana estoy aprendiendo a recolocar mi postura a través de ejercicios e hipopresivos para liberar la tensión que había acumulado en esta zona y en el diafragma y así poder devolverle la flexibilidad.

He aprendido también a realizar unos ejercicios de kegel muy gustosos que llenan de sangre y de vida mi vagina y en los que siento como el agua fluye de nuevo a este lugar sagrado.
Y a masajear mi útero y ovarios para habitarlos desde la mujer que ya no sangra.

👉Cuando no menstruamos es muy fácil olvidarnos de nuestro útero, ovarios, trompas… ya no sentimos el dolor al menstruar, ni molestias y la conciencia se aleja de este espacio. Nos olvidamos y este olvido es una pieza más en el puzle que compone la bajada de estrógenos, la pérdida de líbido, la sequedad vaginal…

🔻Así es que si resuenas, te recomiendo primero encontrar una fisio maravillosa, como Ana, (seguro que hay muchas en el mundo) para que te haga una valoración de tu suelo pélvico. Y a la vez te dediques un espacio al día para masajear y habitar tu vientre lo que te ayudará a recuperar la conciencia de tu matriz sagrada y el fluir de tus aguas.

Si resuenas y te apetece compartir tu experiencia en los comentarios, te leo encantada🥰

Con Amor 💗
Mónica Manso

Hoy te quiero hablar del espino amarillo y de cómo puedes convertirlo en un gran aliado para hidratarte por dentro. Y también para hidratar tu vagina.

Cuando descubro plantas que a mí me sirven, no puedo hacer nada más que hablarte de ellas y recomendártelas. ¡Sigue leyendo!

Para hidratar nuestra piel, estamos acostumbradas a utilizar diferentes tipos de cremas o aceites, pero lo que desconocemos es que también podemos actuar desde el interior.

El espino amarillo es un arbusto originario de las zonas del litoral de Europa y de Asia y que destaca por sus efectos antiinflamatorios y analgésicos. Además, contiene aceites grasos omega 3, 6, 7 y 9. Es un gran aliado para hidratar tanto tu piel como tus mucosas (las de la vagina también) desde dentro.

Fue mi fisioterapeuta del suelo pélvico, Ana Escudero, quien me recomendó tomar aceite de espino amarillo para nutrir la piel de mi  vagina, como tratamiento complementario a todas las prácticas y ejercicios que me enseñó (las tienes en mi post anterior).

Aquí te cuento cuáles son sus grandes características

✔️ Es una gran fuente de vitaminas. Proporciona protección en la piel gracias a la vitamina A. Además, es un buen antioxidante que ayuda a estimular nuestro sistema inmunológico.

✔️ Tiene altos niveles de minerales, especialmente el potasio y el hierro.

✔️ Es rico en aminoácidos libres esenciales, que ayudan a reponer las células y los tejidos de nuestro cuerpo.

✔️ Es de gran ayuda para las pieles secas ya que ayuda a fortalecer la barrera protectora de la piel y calma su irritación.

Te animo a que descubras el aceite de espino amarillo. ¡Quizás cambie tu vida!  Puedes consultar previamente con tu médica y nutricionista de confianza si ello te da mayor seguridad.  Y si lo pruebas, cuentamelo en los comentarios 👇🏼  Así nos nutrimos todas.

Hoy te traigo algo que me hace mucha mucha ilusión: un podcast con una entrevista que le hice a la ginecóloga y obstetra holística y homeópata Arianna Bonato en la que nos da consejos para la vida sexual femenina y la menopausia.

Arianna ha sido mi ginecóloga desde hace más de 10 años.  Ella es pura sabiduría femenina. Es una experta en transgeneracional femenino y también facilitadora de círculos de mujeres que trabajan el libro de Clarissa Pinkola Estés ‘Mujeres que corren con lobos’.  Además ha acompañado a cientos de mujeres a tener un parto natural y respetado.

Arianna tiene una personalidad magnética y el don de la palabra. En esta entrevista, que a mi me parece oro puro y que te animo a escuchar con todo mi corazón, hablamos de:

  • Los tesoros que esconde nuestra vagina y la simbología de abrirla y abrirnos a lo femenino. 
  • Cuales son los problemas ginecológicos más comunes que tenemos las mujeres.
  • Cómo desarrollar nuestra madre interna.
  • Cómo podemos vivir mejor nuestro tránsito a la menopausia.
  • Cómo mejorar nuestra vida sexual en la menopausia.
  • Los sofocos y su simbología.
  • Consejos y cuidados para el climaterio y la menopausia.
  • Cómo influye el transgeneracional en la vida femenina.
  • La enseñanza principal de ‘Mujeres que corren con lobos’: la creatividad.

Para escuchar esta maravillosa entrevista haz click >>aquí<<

Ya te aviso que dura 45m y soy consciente de que no siempre disponemos de este tiempo, pero como es audio puedes ponértelo caminando por la calle, en el coche, cocinando, también puedes escucharlo en dos veces pero si tomas la decisión de  dedicarte este tiempo para ti, con una infusión y escuchándolo en presencia plena ya será una maravilla y un triunfo para tu autocuidado.

Para escuchar esta maravillosa entrevista haz click >>aquí<<

 

Te agradeceré que la compartas con aquellas amigas a las que creas que le puede interesar, y también que dejes un comentario debajo porque tu testimonio puede inspirar a todas las mujeres que pasen por aquí.  Gracias.

 

Artículo escrito por Eva Jiménez, psicóloga experta en relación de pareja.

El climaterio y la menopausia son etapas de grandes desafíos en el mundo de la mujer. Llegamos a este momento vital tras un largo recorrido en el que, según hayan sido nuestras experiencias, harán que estemos ahora en una u otra situación.

Quizá estemos en una relación de pareja de larga duración en la que llevemos 20 o más años juntos, en una nueva relación tras una separación o divorcio con o sin hijos previos, sin pareja…

Por mi experiencia clínica como terapeuta de parejas, he observado que las mujeres a partir de aproximadamente los 45 años y especialmente cuando llegamos a la menopausia ya no tenemos paciencia ni tolerancia para vivir una vida a medias, no nos conformamos con una relación insatisfactoria, queremos vivir, sentir, tener una vida plena.

En una etapa de la vida en que sentimos profundamente que toca cuidar de nosotras, aún cuando no sepamos cómo hacerlo o por dónde comenzar, ¿cómo podemos cuidar de nuestra relación de pareja? ¿qué desafíos puede presentar estar en pareja durante esta etapa?

No es lo mismo cuidar de una relación que empieza o lleva pocos años que cuidar de una relación que mantienes desde hace 20 o 30 años, los retos serán diferentes.

Pareja y menopausia

 

CÓMO CUIDAR UNA RELACIÓN DE LARGO RECORRIDO
Si sigues en una relación con tu primer o casi primer amor, con quien has compartido una vida, quizá la maternidad y crianza de vuestros hijos, entre otras situaciones vitales importantes, posiblemente conocerás el concepto de desgaste. Tu pareja es tu familia, pero quizá te cuesta sentirte comprendida a nivel profundo o mantener un deseo vibrante.

Esta etapa en la que los hijos han crecido es una oportunidad para reencontrarnos como pareja y dedicarnos el tiempo que no hemos tenido en etapas anteriores.

Las relaciones requieren un mantenimiento constante y es muy natural y frecuente que no hayamos hecho nuestros deberes, especialmente en etapas donde habían muchas distracciones externas; hijos, trabajos, familias de origen… por lo que la relación posiblemente presente temas pendientes, resentimientos y asuntos no resueltos.

Es importante tener presente que tu pareja no es tu enemigo, ni tampoco responsable de tu dolor. Actitudes y comportamientos de tu pareja pueden resultarte muy dolorosos, pero tu pareja es sólo un despertador. Tu dolor es debido a patrones propios y asuntos que necesitas elaborar, que pueden tener que ver con aprender a poner límites, conocer y expresar tus emociones con claridad, aprender a pedir lo que necesitas…

Las palabras sagradas son: tiempo, comunicación, empatía, expresión emocional a nivel profundo, compartir aficiones, disfrutar juntos…

 

CÓMO CUIDAR LA RELACIÓN CON UNA NUEVA PAREJA Y LA NUEVA FAMILIA QUE SE CREA
¿Qué sucede cuando nuestra relación terminó y estamos ahora con una nueva pareja? ¿cuáles son los desafíos? Aunque la persona con la que estemos sea más adecuada para nosotros que una relación o matrimonio anterior, llega un momento en que también se presentan desafíos, porque estar en pareja es una escuela de crecimiento y crecemos cuando frente al conflicto trabajamos las sombras que nos impiden expresarnos desde el amor.

Cuando hablamos de familias reconstituidas, un concepto que se refiere a parejas en las que al menos uno de los dos tiene hijos de relaciones anteriores, es frecuente caer en alguno de estos errores:

  • La precipitación: presentar o incluso irse a vivir juntos demasiado pronto.
  • El mito de la unidad familiar: querer hacer todo juntos sin que cada progenitor tenga tiempo y espacio con sus hijos además del tiempo compartido todos juntos.
  • La delegación: cuando se pretende que la pareja asuma responsabilidades con los hijos que no le corresponden sino que corresponderían al padre o la madre.
  • La culpa: sentirse culpable de cómo ha podido afectar la separación a un hijo y ser demasiado sobreprotector o permisivo.

Estas circunstancias crean tensión y conflicto en los hogares de parejas que están intentando dar una oportunidad a su relación y se encuentran que el amor y la ilusión con la que comenzaron queda frustrada con la realidad y el día a día que se va creando.

Si estás en una nueva relación pero no estás viviendo los desafíos anteriores, es momento de disfrutar de esta nueva etapa. Cuida de la relación manteniendo la comunicación honesta y constante con tu pareja. No evites abordar temas conflictivos y revisa cuales son los aspectos propios que la nueva relación confronta en ti, qué te mueve a revisar.

Separarse es transmutar, mudar la piel, y la nueva relación es una nueva oportunidad para disfrutar de la vida en pareja sin las limitaciones ni dolor anteriores.

Aún así, seguirán apareciendo oportunidades para crecer a veces a través del conflicto. Ante ello, dedicaros tiempo, comunicad con empatía, expresad vuestras emociones con detalle, vivid vuestra sexualidad de manera profunda y sagrada.

Nuestro yo más profundo cuando llegamos a la menopausia pide sanación y reconciliación. El masculino y femenino sagrado que hay en cada uno de nosotras pide ser sanado para dejar de proyectar esa lucha interior en la relación. Ojalá que la luz ilumine nuestras relaciones y el Amor siempre prevalezca.

Eva Jiménez
Psicóloga Experta en Relación de Pareja y Comunicación
www.evajimenez.net

¿Qué nos pasa a las mujeres que hablamos tan poco sobre nuestras vaginas? Todavía hay mucho pudor y vergüenza de visibilizar esta parte de nuestro cuerpo.  Y cuando se trata de la sequedad vaginal que algunas mujeres experimentan durante la perimenopausia, la cosa empeora. Todavía hay muchos tabús asociados y pocas mujeres buscan ayuda para remediarlo, lo sufren en silencio. Porque la realidad es que sentir  sequedad vaginal, puede tener un impacto negativo tanto en la autoestima como en las relaciones íntimas.

Como muchos de los síntomas asociados a la menopausia, la sequedad vaginal es causada por los niveles fluctuantes de estrógeno en nuestros cuerpos. A medida que el nivel de estrógeno disminuye, el tejido alrededor de la vagina puede volverse más fino, seco e inflamado, y perder su humedad y suavidad. Cada mujer es diferente y estos cambios pueden tardar meses o años en desarrollarse. Muchas mujeres notan primero sequedad durante las relaciones sexuales ya que la vagina puede encogerse un poco y expandirse con menos facilidad, haciendo las relaciones incómodas o incluso dolorosas.

Nuestra esperanza de vida ha aumentado increíblemente y, la consecuencia es que muchas de nosotras tenemos un gran camino por delante después de la menopausia por lo que debemos cuidar nuestra salud íntima y empezar a hablar de este tema entre nosotras, visibilizarlo, despojarlo de los tabús y apoyarnos las unas a las otras con todos los remedios y consejos que vayamos encontrando por el camino.

 

Aquí van mis tips para mejorar la lubricación

#Comunicarte con tu pareja
La sequedad vaginal puede ser un tema difícil de abordar, pero la comunicación es clave en todas las parejas, no sólo en este tema, en todos.  Pasada la incomodidad inicial, la conversación puede ser muy gratificante para los dos. Al expresar cómo te sientes y lo que necesitas te liberas del silencio, del tabú y podéis encontrar soluciones juntos.

#Sensualidad en pareja
Una vez hayas conversado con él, podéis probar todo lo que tenga que ver con el despertar de la sensualidad (caricias, contacto visual, bailar, fantasías…) se que parece difícil a priori pero ya sabes ¡reinventarse o morir!

#Utiliza un lubricante
Hoy en día hay muchísimos lubricantes en el mercado, te recomiendo que utilices aquellos que son más naturales, libres de químicos y derivados del petróleo. Si ya estás en posmenopausia y no hay riesgo de embarazo, el aceite de coco (no compatible con preservativo) es magnífico, por su textura, naturalidad ¡y porque incrementa la líbido!

#Practica contigo misma
Este consejo me lo dio mi acupuntora y a mí me ayudó muchísimo. Con la sequedad tendemos a lo contrario, a querer tener cada vez menos contacto íntimo ya sea con nuestra pareja o con nosotras, pero la vagina, necesita ser ejercitada para ganar elasticidad y para renacer.  Cuanto más juegues contigo misma, más va a florecer.  Te lo digo de verdad.  Una vez a la semana mínimo.  Pruébalo durante un tiempo y luego me cuentas.

¿Y tú, sigues algún otro consejo que nos puedas dar?  Pues déjalo en los comentarios así nos enriquecemos todas.

With Love

Mónica