Según muchos estudios antropológicos, como por ejemplo los de Marija Gimbutas sobre el culto a la diosa,que puedes encontrar en su libros “Diosas y Dioses de la vieja Europa” o “El lenguaje de la Diosa”, revelan cómo infinidad de culturas desde el paleolítico e incluso anteriores aprendieron a través de la observación de la luna sobre los ritmos de la tierra, los ciclos de vida y fertilidad del reino animal y vegetal y descubrieron también que el ciclo menstrual de la mujer estaba asociado a ella, otorgándole por ello poderes mágicos a la menstruación y elevando a la luna a la categoría de diosa.

Este tipo de conocimiento que poco a poco fue relegado al olvido con la aparición y el avance de la cultura patriarcal, volvió a resurgir con fuerza con el movimiento del despertar de lo femenino y el culto a la diosa en los años 70 y ha llegado hasta nuestros días donde podemos decir que, gracias a las nuevas tecnologías, se ha expandido de manera exponencial por todo el mundo. 

En la red se encuentran hoy en día miles de mujeres, terapeutas y educadoras que enseñan cómo observar nuestro ciclo menstrual en combinación con la luna para ganar un mayor conocimiento sobre nosotras mismas y sobre la optimización de nuestra propia energía vital.

Cómo conectar con la luna y sus fases

Observar y conectar conscientemente con la luna y sus fases se puede convertir en una fuente de sabiduría para vivir más en consonancia con tu propio ciclo interno y  los de la naturaleza.

Muchas culturas ancestrales han asociado las diferentes fases de la luna a:

La luna creciente

Se asocia con la energía de iniciar  y planificar (nuevos proyectos, alcanzar objetivos y realizar gran parte de lo que nos propongamos. ) Se asocia al arquetipo de ‘la doncella’: vivaz, dinámica, libre, que se desenvuelve con soltura y sensualidad en el mundo.

La luna llena

Momento expansivo y de estar orientadas hacia el exterior, ofreciendo nuestra luz como lo hace la luna. Cuidar las relaciones y nutrir, cuidar y escuchar tanto a los demás como a nosotras mismas y a nuestras creaciones y proyectos.  Se asocia con  el Arquetipo de la Madre cósmica, la que abraza con compasión todas las realidades del mundo.

La luna menguante

Empezamos a sentirnos introspectivas, y aparece la necesidad de estar a solas y revisar nuestro lugar en el mundo y de soltar lo que no nos corresponde.  Es una fase muy intuitiva y creativa. Se asocia con el Arquetipo de la Chamana la que es libre, salvaje, intuitiva y conoce los misterios del mundo. Nos invita a conectar con la mujer salvaje que habita en nuestro interior enterrada por capas y capas de domesticación patriarcal.

La luna nueva

Nos invita con su oscuridad a ir hacia dentro (hacia nuestra propia cueva), descansar y cuidarnos y regenerarnos. Si nos lo permitimos escuchamos a la mujer sabia que habita en nuestro interior. Nos encontramos muy cerca de estados meditativos, abiertas a los mensajes de nuestra sabiduría profunda que nos conecta con nuestra espiritualidad,  la misión de vida o de lo que necesita nuestra alma.  Se asocia con el Arquetipo de la Anciana sabia.

Retomando este conocimiento aquí, el hecho de sintonizar con las fases dela luna durante el climaterio y la menopausia, puede ayudarte a establecer los periodos de descanso, autocuidado, interiorización y renovación (luna decreciente y nueva) y los de acción, relación, expansión y nutrición (luna creciente y llena) lo que te ofrece también una guía para dirigir y equilibrar tu energía vital.

En el momento en el que tu sangre empieza su retirada tienes que ser muy consciente de dónde y cómo diriges esta energía vital porque tu salud va a depender de ello. El autocuidado, entendido como el tiempo que te otorgas para cuidarte al día, a la semana, al mes, es esencial. Permitirte espacios para parar, escucharte y descubrir lo que verdaderamente necesitas, no es un lujo, es una prioridad.

¿Qué es el diagrama lunar?

El diagrama lunar es una herramienta de autoconocimiento femenino muy utilizada dese hace años por muchas mujeres que menstrúan.  Es como un diario personal circular en el que a través de la escucha y observación de ti misma,   se deja cada día constancia de tu estado emocional, mental, corporal, energético y espiritual.   Con lo cual se profundiza en la conexión con una misma.

diagrama lunar en la menopausiaLas mujeres que tienen su menstruación, vinculan esta observación en relación a la fase del ciclo en la que se  encuentran y el ciclo lunar.  Yo te propongo aplicar esta observación en tu climaterio y menopausia y vincularla con el ciclo lunar.

Te permitirá sincronizarte con la luna e ir al compás de las energías de apertura (luna creciente y llena) o interiorización (luna menguante y nueva) de ésta, además de observar si hay algún patrón tuyo que se repite mes a mes en relación a ella

Puedo asegurarte que si lo sigues durante al menos tres meses seguidos, se puede convertir en una gran ayuda para conocerte mejor y guiarte por este entramado emocional y biológico que te proponen tus hormonas durante el climaterio y la menopausia.

Cómo crear tu diagrama lunar en la menopausia

Si miras en internet, encontrarás variadas y diferentes versiones del diagrama pero todas coinciden en lo mismo: es un registro de tu estado emocional, mental, físico y espiritual durante un ciclo lunar (y menstrual).

Puedes descargarte  AQUÍ  la versión del diagrama lunar para la menopausia que yo te propongo.  Incluye el diagrama mensual de enero a diciembre del 2021 con sus correspondientes lunas.

Para explicar cómo rellenarlo, nos vamos a basar en un ejemplo creado para el mes de enero del año 2021, tal y como se muestra en la imagen:

 

Diagrama Lunar Menopausi

 

Pasos para cumplimentar el diagrama lunar en la menopausia

 

Primer paso:

El círculo más grande exterior representa los 30-31 días que tiene un mes. Nuestro ejemplo lo vamos a basar en el mes de Enero del 2021. Supongamos que uno de mis objetivos para este año es completar durante 6 meses mi diagrama lunar. 

Segundo paso:

En el siguiente círculo de la rueda, se trataría de dibujar la luna llena, cuarto menguante, luna nueva y cuarto creciente correspondiente al mes en curso. En el ejemplo de enero del 2021 se correspondería con el día 6 el cuarto menguante, día 13 luna nueva, día 20 el cuarto creciente, y el 28 luna llena, Así podrás orientarte en qué fase lunar estás y las energías que la acompañan.  En el diagrama que  he confeccionado para ti tienes las lunas ya integradas para cada mes.  Te lo puedes descargar aquí

Tercer paso:

Ahora es el momento de reflejar tu estado emocional, corporal, mental y espiritual. 

En la parte interna del círculo correspondiente a cada día elegirás un color que represente tu día, hazlo intuitivamente, sin pensarlo demasiado. (de esta manera conformarás un mandala del mes).

En la parte externa del círculo correspondiente a cada día, reflejarás tu estado emocional, físico mental y espiritual. Te puede ayudar responder a las siguientes preguntas:

 

A nivel emocional:

  • ¿Sientes que prefieres estar a solas o en comunidad?
  • ¿Cúal es la emoción que predomina? (alegría, tristeza, miedo, ira) 
  • ¿Sientes más ganas de cuidar de los demás o de ti?
  • ¿Cómo te sientes en relación a tu autoestima? Te juzgas, te comparas, te sientes a gusto, te aceptas…

 

A nivel corporal:

  • Cómo está tu nivel de energía (energética, vital, al 50%, débil, cansada, agotada…) 
  • ¿Cómo está tu nivel de estress? (alto, medio, bajo)
  • ¿Cómo está tu nivel de líbido?(alta, medio, baja, cero)
  • ¿Cómo sientes la calidad de tu sueño? (bien, regular , mal, fatal)
  • ¿Cómo es la intensidad de tus sofocos? (si los tienes)
  • ¿Tienes dolores musculares, de huesos de cabeza?
  • ¿Cómo es tu apetito? (voraz,comes menos, prefieres dulce o salado…) 

 

A nivel mental:

  • ¿Te sientes con capacidad de concentración, planificación o dispersión?
  • ¿Cómo está tu pensamiento?  Es claro, obsesivo, creativo
  • ¿Te cuesta expresarte o te sale la voz con fluidez?

A nivel espiritual:

  • ¿Te sientes en conexión contigo misma?
  • ¿Te sientes en conexión con aquello que te trasciende? (dios, la vida, el universo…)
  • ¿Tienes sueños recurrentes o con algún mensaje?
  • ¿Sientes que aparecen sincronías (casualidades) a tu alrededor?
  • ¿Te sientes intuitiva o perceptiva?

 

Este sería un ejemplo cumplimentado durante unos días.

DIAGRAMA LUNAR menopausia

 

Como puedes apreciar en el ejemplo, en la parte externa del círculo correspondiente a cada día no hay suficiente espacio para responder a todas las cuestiones, con lo que la idea es que reflejes lo que haya sido predominante en tu día, aquellas dos o tres aspectos que destacarías por encima de todo.   Lo ideal es que lo desarrolles y amplíes en un cuaderno complementario (a modo de diario). Si te decides por esta segunda opción, puede ser un espacio donde permitir fluir tu creatividad con dibujos, collages, poemas o lo que te apetezca en el momento. 

Cómo ves el registro del diagrama lunar en la menopausia (ya sea más sintético o ampliado) puede convertirse en un espacio íntimo y muy creativo.

diagrama lunar en la menopausiaYo pertenezco a la generación de mujeres que provenimos de la cultura analógica y por ello todavía conservamos muchas memorias de lo artesano y manual. No hay nada como escribir con las manos y volver a lo analógico para empezar a conectar con tu cerebro más primitivo y tu lado más creativo.

Te invito a que completes tu propio diagrama lunar en la menopausia al menos durante 3 meses seguidos, para poder despertar en ti la sensación de ser partícipe de tu autoconocimiento, autocuidado y por extensión de tu salud.

 

Puedes descargarte  AQUÍ  la versión del diagrama lunar en la menopausia que yo te propongo.  Incluye el diamagra mensual de enero a diciembre del 2021 con sus correspondientes lunas.

Tienes ante ti una gran oportunidad de tomarte un tiempo para ti diariamente, observarte y conectar con un conocimiento ancestral para vivir acorde con tu verdadera naturaleza femenina y cíclica, además de sentirte mucho más sintonizada con los ciclos de la Madre Tierra.

Si te decides a utilizar el diagrama lunar, te animo a compartir en los comentarios de debajo tu experiencia a través de los comentarios del blog  ya que con tu participación nos nutrimos todas de la variada experiencia de muchas mujeres alrededor del mundo.

Este artículo es un extracto de mi próximo libro sobre menopausia consciente que se publicará en otoño del 2021.

Con Amor,

Mónica Manso

Pasados los 40, es muy importante empezar a conectar con tu belleza interior, si no lo has hecho antes.  Como dice Javier Salinas, poeta amigo:

«Cuida tu belleza interior.
Cuídala mucho.
porque acabará siendo
el mundo en el que vivas.»

Cuando las mujeres acuden a mi consulta, vienen buscando una cosa: un espacio para sí mismas fuera de la vorágine del mundo que les permita ampliar su conciencia sobre el momento vital que están atravesando o sobre una situación que en muchas ocasiones las hace sufrir.

Al ampliar la conciencia, siempre se dan cuenta de ese juez interno que las está continuamente criticando y no les permite cultivar una mirada más amorosa hacia ellas mismas.

Para poder salir de este círculo vicioso y conectar con su “belleza interior” les propongo hacer el siguiente ejercicio:

✔️Toma libreta y papel y apunta lo siguiente: “La belleza interior para mí es….

✔️Antes de escribir cierra tus ojos, respira profundamente 3 veces, y trae a tu mente la imagen de una flor bonita. Toma conciencia de su color, su olor, su tacto y cómo te hace sentir, así te conectas con un espacio de belleza interior.

✔️A continuación piensa en alguien que para ti tenga una gran belleza interior. Puede ser alguien que conozcas o no, alguien de quien hayas leído, un personaje, una diosa…

✔️Cuando la tengas, permite que esta imagen se amplíe en tu mente y empieza a explorar qué es aquello que tiene esta persona que tú asocias con ‘belleza interior’. ¿Cuáles son sus cualidades, sus gestos, sus acciones?

✔️Ahora observa qué sientes estando en su presencia y dónde lo sientes en tu cuerpo. (Tal vez es una ligera sonrisa, una sensación de paz o calor en tu corazón…)

✔️A continuación, respira tres veces y abre los ojos.

✔️Escribe en tu hoja en una columna las cualidades que has reconocido en esta persona y al lado los sentimientos que te han llegado al estar en su presencia.

✔️Y concluye con una frase que diga “Todo lo que veo en ella también está en mí, es la ley del espejo.” Y respira esta afirmación.

Puedes decorar esta página como desees y volver a ella siempre que te sientas desconecta de tu belleza interior.

¿Te sientes conectada con tu belleza interior? Déjame tu sentir en los comentarios, así muchas otras mujeres pueden nutrirse también.

Con Amor,

Mónica Manso

El mindfulness puede ayudarte a comer de forma más adecuada y a controlar el aumento de peso

Una de las consecuencias de la menopausia que más preocupan a muchas mujeres es el aumento de peso. La disminución de estrógenos provoca, a menudo, un aumento del apetito en un período en el que, además, el cuerpo disminuye su gasto energético de forma considerable. Si a eso le añadimos un estado emocional alterado, irritabilidad, nerviosismo, estrés y/o ansiedad que a menudo nos empujan hacia la nevera, es fácil entender porque nuestra balanza cada vez marca más. 

El mindfulness -también llamado atención plena- puede ser una herramienta muy útil para gestionar esta situación. Definido como la capacidad de estar en el momento presente, con atención plena, aceptación, no juicio y curiosidad…puede convertirse en tu mejor aliado a la hora de transitar por este periodo de tu vida lleno de retos y desafíos.  

¿HAMBRE FÍSICA O HAMBRE MENTAL?

Lo primero que tienes que aprender para gestionar tu peso es a diferenciar entre el hambre física (real), y el hambre mental (falsa). La primera responde a la necesidad de tu organismo de nutrirse para poder seguir funcionando con normalidad. La segunda, en cambio, es una sensación engañosa, no real, que se produce cuando nuestro estado mental o emocional está alterado y para calmarlo recurrimos a la comida.

Pero, ¿Cómo puedes diferenciar una de la otra?

Según la doctora Susan Albers, el hambre física se manifiesta del siguiente modo:

  • Te sientes físicamente baja de energía
  • Tu estómago o tripas pueden producir pequeños ruidos
  • Hace bastante rato (un mínimo de 2-3 horas) de tu última comida
  • La sensación de hambre ha ido apareciendo de forma gradual
  • Te apetecen/comerías alimentos de varios tipos
  • La comida te sacia; hay un momento en que ya te sientes llena y dejas de comer.

En cambio, el hambre mental se caracteriza por:

  • No tienes ninguna sensación física específica vinculada al hambre, al cansancio por falta de alimento o a la baja energía
  • Tu estómago está en calma: no hay movimientos, ni ruido, ni sensación alguna
  • Hace poco rato que has comido alguna cosa, aunque sea un tentempié
  • La sensación de ‘hambre’ aparece de forma abrupta y repentina, casi como un impulso incontrolable
  • Te apetecen sobretodo o exclusivamente alimentos dulces o grasos
  • A pesar de comer, no te sientes satisfecha. Te da la sensación de que la comida no reduce tu hambre y/o no te sacia.

APLICA MINDFULNESS Y COME SÓLO CUANDO SEA REALMENTE NECESARIO

Ahora que ya sabes cómo diferenciar la una de la otra, el tip es claro y evidente: sólo deberías comer cuando sientas hambre física. En cambio, cuando te secuestre el hambre mental, puedes aplicar varias estrategias para calmarte o bien para distraerte. Te cuento cómo:

La próxima vez que sientas hambre, haz un STOP. Para. Detente. No vayas automáticamente a por comida. En vez de eso, respira profundamente 3 veces y pregúntate: ¿Esto que siento es hambre física o hambre mental? Te recomiendo que te imprimas las características de cada una o incluso que las lleves anotadas en tu móvil o en una libretita que siempre lleves contigo, así te resultará muy fácil y rápido de consultar.

Lee detenidamente todos los síntomas de los dos tipos de hambre e identifica cuál de las dos sientes realmente.

Si sientes hambre física: adelante, come. Ahora bien, escoge siempre comida que sea realmente sana, el máximo de natural posible y elaborada de forma sencilla. Para los cambios físicos de la menopausia son especialmente aconsejables los cereales, las hortalizas, las frutas, el pescado, la carne blanca (pollo, pavo, conejo), los frutos secos y el aceite de oliva.  El té verde, la granada, el plátano o el chocolate negro con moderación también son grandes aliados. 

Ahora bien, si tras repasar las características te das cuenta que eres víctima de un ataque de hambre mental, tienes dos opciones: distraerte o calmarte. Si no tienes conocimientos de mindfulness, meditación o yoga, puedes empezar por la estrategia de distraerte. 

Puedes distraerte del hambre mental (hambre falsa) así:

  • Sal de la cocina o del lugar donde te encuentres si hay comida disponible en él
  • Ocupa tus manos con alguna actividad
  • Lee o escribe
  • Realiza algún ejercicio físico
  • Muévete: sal a andar, baila, muévete por el jardín…
  • Realiza cualquier actividad que no requiera mucha concentración ni sea difícil pero que te mantenga ocupada: responder emails, regar las plantas, ordenar, pintar mandalas…

Si la opción de distraerte no te parece atractiva o no te funciona, o si bien tienes experiencia en mindfulness, meditación o yoga, entonces apuesta por la segunda estrategia de gestión del hambre mental: cálmate. Para ello, puedes…

  • Practicar la respiración consciente (observar cómo el aire entra y sale de tu cuerpo a través de las fosas nasales durante al menos 5 minutos)
  • Estirarte y relajarte
  • Irte a la cama e intentar dormir
  • Darte un baño de agua caliente o una ducha relajante
  • Meditar
  • Calmar el cuerpo con técnicas de consciencia corporal como el escaneo corporal, el taichí, el yoga o simplemente haciendo algunos estiramientos suaves
  • Conectar contigo misma observando tus emociones, pensamientos y/o sensaciones físicas con amor, comprensión y aceptación
  • Socializar: llama a algún amigo o familiar, habla con tu compañera de trabajo si estás en la oficina, interactúa con un cliente, una vecina o con cualquier persona disponible… Intercambia palabras, sonrisas, conecta con otras personas…

Incluso puedes combinar las dos estrategias. Distraerte con alguna actividad y luego realizar otra para relajarte. 

Verás como el hambre falsa desaparece o, como mínimo, pasas tu a controlarla en vez de que sea ella quien te controle a ti. Te darás cuenta más pronto que tarde que lo más importante no es aprender a controlar tu tenedor sino tu mente. 

Pero lo más importante que tienes que saber y recordar es que TÚ eres más que tu hambre mental, que tu ansiedad e incluso que tu menopausia. Eres mucho mayor y mucho más poderosa que ellas. Sólo tienes que saber cómo gestionarlas y hacerlo una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez…Hasta que de pronto un día reconocerás que puedes seguir con tu vida, tal y como la desees, aún a pesar de la menopausia, la ansiedad, el hambre falsa o de cualquier circunstancia que te rete. Vive desde el amor, el autocuidado y la aceptación y responde con una sonrisa a cualquier reto que la vida te ponga delante. Porque tú eres siempre mucho mayor que cualquiera de las circunstancias que te toquen vivir. 

Recuerda:

  • Tu eres más que tu hambre mental y que tu ansiedad; puedes gestionar a ambas.
  • El hambre mental No es hambre real
  • Cuando sientas un deseo irrefrenable de comer, haz un STOP y pregúntate: ¿siento hambre física o mental?
  • Si tienes hambre física come pero escoge siempre alimentos ricos, variados, saludables, sin azúcar ni grasa.
  • Si tienes hambre mental, distráete o cálmate
  • Actúa y háblate siempre con amor, comprensión y aceptación profunda hacia ti misma.

 

Artículo escrito por:

Aura Costa
mindfulness trainer, periodista y conferenciante
www.optimismevital.com