Pasados los 40, es muy importante empezar a conectar con tu belleza interior, si no lo has hecho antes.  Como dice Javier Salinas, poeta amigo:

«Cuida tu belleza interior.
Cuídala mucho.
porque acabará siendo
el mundo en el que vivas.»

Cuando las mujeres acuden a mi consulta, vienen buscando una cosa: un espacio para sí mismas fuera de la vorágine del mundo que les permita ampliar su conciencia sobre el momento vital que están atravesando o sobre una situación que en muchas ocasiones las hace sufrir.

Al ampliar la conciencia, siempre se dan cuenta de ese juez interno que las está continuamente criticando y no les permite cultivar una mirada más amorosa hacia ellas mismas.

Para poder salir de este círculo vicioso y conectar con su “belleza interior” les propongo hacer el siguiente ejercicio:

✔️Toma libreta y papel y apunta lo siguiente: “La belleza interior para mí es….

✔️Antes de escribir cierra tus ojos, respira profundamente 3 veces, y trae a tu mente la imagen de una flor bonita. Toma conciencia de su color, su olor, su tacto y cómo te hace sentir, así te conectas con un espacio de belleza interior.

✔️A continuación piensa en alguien que para ti tenga una gran belleza interior. Puede ser alguien que conozcas o no, alguien de quien hayas leído, un personaje, una diosa…

✔️Cuando la tengas, permite que esta imagen se amplíe en tu mente y empieza a explorar qué es aquello que tiene esta persona que tú asocias con ‘belleza interior’. ¿Cuáles son sus cualidades, sus gestos, sus acciones?

✔️Ahora observa qué sientes estando en su presencia y dónde lo sientes en tu cuerpo. (Tal vez es una ligera sonrisa, una sensación de paz o calor en tu corazón…)

✔️A continuación, respira tres veces y abre los ojos.

✔️Escribe en tu hoja en una columna las cualidades que has reconocido en esta persona y al lado los sentimientos que te han llegado al estar en su presencia.

✔️Y concluye con una frase que diga “Todo lo que veo en ella también está en mí, es la ley del espejo.” Y respira esta afirmación.

Puedes decorar esta página como desees y volver a ella siempre que te sientas desconecta de tu belleza interior.

¿Te sientes conectada con tu belleza interior? Déjame tu sentir en los comentarios, así muchas otras mujeres pueden nutrirse también.

Con Amor,

Mónica Manso

¿Cómo te relacionas con tu suelo pélvico?

«El suelo pélvico es un espacio de autocuidado y autoafirmación de la mujer»

Estas palabras me las dijo la maravillosa Ana Escudero en la última sesión que tuve con ella y mi suelo pélvico. Me la recomendó mi ginecóloga ante la falta de lubricación que se fue apoderando de mi vagina después de 3 años de menopausia.

Después de dar muchas vueltas con este tema y probar diversas opciones, la apropiación de mi suelo pélvico y habitar este espacio desde otro lugar ha sido lo que me ha devuelto mi agüita sagrada.

Con Ana estoy aprendiendo a recolocar mi postura a través de ejercicios e hipopresivos para liberar la tensión que había acumulado en esta zona y en el diafragma y así poder devolverle la flexibilidad.

He aprendido también a realizar unos ejercicios de kegel muy gustosos que llenan de sangre y de vida mi vagina y en los que siento como el agua fluye de nuevo a este lugar sagrado.
Y a masajear mi útero y ovarios para habitarlos desde la mujer que ya no sangra.

👉Cuando no menstruamos es muy fácil olvidarnos de nuestro útero, ovarios, trompas… ya no sentimos el dolor al menstruar, ni molestias y la conciencia se aleja de este espacio. Nos olvidamos y este olvido es una pieza más en el puzle que compone la bajada de estrógenos, la pérdida de líbido, la sequedad vaginal…

🔻Así es que si resuenas, te recomiendo primero encontrar una fisio maravillosa, como Ana, (seguro que hay muchas en el mundo) para que te haga una valoración de tu suelo pélvico. Y a la vez te dediques un espacio al día para masajear y habitar tu vientre lo que te ayudará a recuperar la conciencia de tu matriz sagrada y el fluir de tus aguas.

Si resuenas y te apetece compartir tu experiencia en los comentarios, te leo encantada🥰

Con Amor 💗
Mónica Manso

Hoy te presento a la ashwagandha, y cómo puede ayudarte en tus etapas vitales femeninas, especialmente en la menopausia.

Es una planta medicinal originaria de la India, también conocida como “Withania somnífera” En la medicina ayurvédica se utiliza mucho ya que sus raíces y hojas sirven de apoyo contra el estrés y el insomnio ya que actúa como relajante muscular y permite conciliar un sueño profundo.

Yo la estoy empezando a tomar justamente para los trastornos de sueño debidos a la menopausia, aconsejada por mi acupuntora y ya os iré contando cómo funciona.

Según varios estudios científicos, estos son algunos de sus múltiples beneficios:

✔️Ayuda en el control del estrés y la ansiedad.( estabiliza la cantidad de cortisol ) por ello

✔️Ayuda a conciliar el sueño

✔️Mejora la memoria y atención ya que beneficia la sinapsis, es decir, la reconstrucción de la unión de células neuronales, regenerando el sistema nervioso central.

✔️Puede servir como antiinflamatorio (para los dolores relacionados con la osteoporosis y la artritis reumatoide) antibiótico y antioxidante.

✔️Refuerza el sistema inmune

✔️ Sirve como afrodisíaco. se emplea en casos de impotencia sexual o incluso infertilidad

Si te sientes atraída por la ashwagandha, Te animo a investigar más, y como siempre, a consultar con un profesional de la salud quieres probarla.

Con Amor

Mónica Manso

Si estás en tu maternidad y alrededor de los 40, el climaterio te puede estar rondando y cuanto antes lo asumas y lo observes, mucho más sensación de poder interior vas a desarrollar:

El climaterio es la etapa de la vida de la mujer que empieza alrededor de los 40-45 años (entre 6 y 8 años antes de la menopausia) y acaba alrededor de los 55, entre 2 y 6 años después de la última menstruación.

Las Señales que puedes percibir en ti y que te indican que el climaterio te está rondando:

🔻Bajadas y subidas en tu estado de ánimo durante todo el ciclo menstrual (más allá de la etapa premenstrual).

🔻Cambios en la periodicidad o intensidad de flujo en tu menstruación.

🔻Altibajos en tu líbido, descenso de las ganas de encontrarte con tu pareja a nivel sexual.

🔻Necesidad intensa de estar a solas, de que ‘te dejen todos en paz’

🔻Cuestionamiento profundo de tu vida.

🔻Sensación de calores tanto diurnos como nocturnos.

¿Qué puedes hacer si te ves reflejada?

🌹¡No te asustes! Empieza a informarte, a leer, a curiosear sobre el tema.

🌹 Busca espacios innegociables contigo misma para tu autocuidado y para conectar contigo, autobservar tu cuerpo y estar en soledad.

🌹 Ponte en forma si no lo estás. No hagas ejercicio ¡muévete! Busca la manera que más te guste para darle brío a tu cuerpo y empieza a desarrollar el hábito.

🌹 Comparte tus sentimientos con tus amigas de confianza y también con tu pareja e hijos (si los tienes).

¿Te has sentido reflejada en alguno de estos puntos? Si te apetece, puedes dejar tus comentarios, para que otras mujeres al leerlo puedan sentir resonancia y acompañamiento en el camino. ¡No estamos solas!
Gracias.

Con Amor 💗
Mónica Manso