suelo pélvico

¿Cómo te relacionas con tu suelo pélvico?

«El suelo pélvico es un espacio de autocuidado y autoafirmación de la mujer»

Estas palabras me las dijo la maravillosa Ana Escudero en la última sesión que tuve con ella y mi suelo pélvico. Me la recomendó mi ginecóloga ante la falta de lubricación que se fue apoderando de mi vagina después de 3 años de menopausia.

Después de dar muchas vueltas con este tema y probar diversas opciones, la apropiación de mi suelo pélvico y habitar este espacio desde otro lugar ha sido lo que me ha devuelto mi agüita sagrada.

Con Ana estoy aprendiendo a recolocar mi postura a través de ejercicios e hipopresivos para liberar la tensión que había acumulado en esta zona y en el diafragma y así poder devolverle la flexibilidad.

He aprendido también a realizar unos ejercicios de kegel muy gustosos que llenan de sangre y de vida mi vagina y en los que siento como el agua fluye de nuevo a este lugar sagrado.
Y a masajear mi útero y ovarios para habitarlos desde la mujer que ya no sangra.

👉Cuando no menstruamos es muy fácil olvidarnos de nuestro útero, ovarios, trompas… ya no sentimos el dolor al menstruar, ni molestias y la conciencia se aleja de este espacio. Nos olvidamos y este olvido es una pieza más en el puzle que compone la bajada de estrógenos, la pérdida de líbido, la sequedad vaginal…

🔻Así es que si resuenas, te recomiendo primero encontrar una fisio maravillosa, como Ana, (seguro que hay muchas en el mundo) para que te haga una valoración de tu suelo pélvico. Y a la vez te dediques un espacio al día para masajear y habitar tu vientre lo que te ayudará a recuperar la conciencia de tu matriz sagrada y el fluir de tus aguas.

Si resuenas y te apetece compartir tu experiencia en los comentarios, te leo encantada🥰

Con Amor 💗
Mónica Manso

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *