Sofocos

Los sofocos son uno de los síntomas más conocidos y populares de la perimenopausia. Para la mayoría de las mujeres suelen ser desagradables e incluso vergonzosos porque se sienten atrapadas en una ‘ola de calor’ que viene acompañada de una sudoración muy  incómoda.

¿Por qué se producen los sofocos?

Los Sofocos son causados ​​por la fluctuación de hormonas y la caída de los estrógenos. A medida que nuestros ovarios dejan de producir óvulos, el hipotálamo, la sección del cerebro que regula el termostato de nuestro cuerpo, entra en sobre producción y produce hormonas para estimular la ovulación. Las oleadas de hormonas causan la dilatación de los vasos sanguíneos (síntomas vasomotores) y el aumento del flujo sanguíneo a la piel, Lo que nos hace sentir mucho calor, sudor y sofocos.

A medida que nuestro cuerpo responde a esta fluctuación hormonal, podemos experimentar también  un aumento en el latido del corazón, y en la frecuencia del pulso, sofocos y sudores, seguido de un enfriamiento con escalofríos a medida que el sudor se va secando en nuestro cuerpo. ¡Vaya cóctel explosivo de sensaciones!

Pero tranquilas, hay esperanza…
La mayoría de las mujeres que ya están en la etapa postmenopausia nos cuentan que los sofocos y los sudores nocturnos finalmente desaparecen.

Para mí, que creo profundamente en el poder de las palabras y el lenguaje, he decido llamarlos ‘olas de calor’ en lugar de sofocos, palabra que me suena a la época de mi abuela, así que prefiero ‘surfear las olas de calor’ que ‘soportar los sofocos’.

Además, me imagino que con cada uno quemo y dejo salir de mi cuerpo todo aquello que ya no necesito para mi vida, así cada ola me deja más ligera, más preparada para este viaje transformador y único.  ¿Os animáis a rebautizarlos conmigo y a resignificarlos?

Aquí van mis tips para surfear mejor las olas de calor

Cuida tu alimentación y estilo de vida
Parece una obviedad pero cuidar tu alimentación es fundamental para este punto y para toda la etapa pre y post menopausia. Todos los alimentos que sean ricos en isoflavonas y fitoestrógenos, algunos de ellos: Legumbres, arroz integral, semillas, soja, verduras de hoja verde, fruta fresca.

A evitar: azúcar refinado y carbohidratos  ya que producen calor cuando son procesados ​​por el cuerpo, lo que contribuye a los sofocos. Los encuentras en la mayoría de tus comidas favoritas: chocolate con leche, pasteles, galletas, pan blanco, pasta y arroz. Sustitúyelos por carbohidratos saludables como pan, pasta y arroz integral ¡y el chocolate negro!

La cafeína y las bebidas gaseosas contienen estimulantes que hacen que los vasos sanguíneos se dilaten, lo que aumenta el flujo sanguíneo a la piel y produce sofoco, así que… forget them!

Y por supuesto no fumar, y reducir el consumo de alcohol a aquella copita de vino super gustosa con tus amigas o con tu pareja, o amante…

Ves vestida por capas
Mientras más capas sueltas lleves, más fácil te resultará ajustar la temperatura de tu cuerpo.

Mantente bien hidratada
Cuanto más hidratada estés, mejor equipada estarás para hacer frente a los sofocos.

Lleva siempre un abanico o un spray refrescante
Por razones obvias…

¿Y tú, sigues algún otro consejo que nos puedas dar?  Pues déjalo en los comentarios así nos enriquecemos todas.

With Love

Mónica

4 comentarios
  1. Marilú
    Marilú Dice:

    Hola Monica! En junio de este año cumplí doce meses sin menstruación y todavía a fin de mes siento dolores de vientre y de caderas como si me fuese a venir la regla, a veces me digo a mí misma que eso es mental je je je pero sigo sintiendo eso. Por otro lado sigo con las olas de calor nocturnas y hace exactamente un mes me diagnosticaron hipertensa y tengo un tratamiento de Losartan de 50 mg por las mañanas; he sentido mejoría con la presión sanguínea pero la arritmia me sacude y las olas de calor me incomodan, no es fácil para mí son muchos cambios. Muchas gracias por la información y saludos desde Caracas Venezuela.-

    Responder
    • Monica
      Monica Dice:

      Hola Marilú! Aunque no venga la menstruación, se siguen produciendo muchos movimientos en los ovarios y la matriz, por eso a veces sientes los dolores, y también es una memoria corporal, como tú bien dices. Irá desapareciendo, imagina que cada vez que lo sientes lo estás liberando, relaja la zona y pon la intención en ello. En cuanto a las arritmias… yo estoy así también y me ya me he acostumbrado a ellas. Las dejo ser. Y los sofocos, ya sabes, no te resistas, ves a favor de ellos, como las contracciones de parto, y suelta con cada uno lo antiguo que ya no quieres para tu vida, te ayudará. Saludos desde Barcelona.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *